lunes, diciembre 21, 2009

Debe ser..

Debe ser que me he portado bien, muy bien, porque la verdad, es que aún no tengo el espíritu navideño propio para las fechas en las que estamos, y a mí, ya me están llegando regalos.
El sábado por la tarde, y aunque la entrega la hizo Mi realizador de deseos oficial, el regalo venía directamente de Oriente, de sus Majestades los Reyes Magos, así me lo hicieron saber.
El regalo consistía en una cámara fotográfica, esa que me he cansado de anhelar...
Estoy contenta como unas castañuelas!!
Ayer domingo, y para cumplir con lo que me comprometo, (Nota mental, debo comprometerme yo y no arrastrar a los demás, aunque en el fondo también lo pasan bien, o no?), me dieron una excursión por la parte montañosa de la isla, con concierto de banda al aire libre y todo. Descubrí Artenara, desde donde se tienen esas fabulosas vistas, que pude captar gracias a mi juguetito nuevo. Poco a poco me estoy enamorando de este paisaje, y de esta isla que tiene tantísimo que ofrecer.
Debe ser que voy acomodándome en este nuevo lugar, o que me voy haciendo yo al lugar que ahora estoy ocupando, pero poco a poco me voy sintiendo cada vez mejor y, a ratos, hasta tranquila.
Debe ser que las agujas me ayudan. Cada vez que leo las noticias y veo lo de la oleada de frío, pensando también donde voy a pasar los próximos días, y con el pensamiento de: "que nadie pase frío", me ha entrado un ataque compulsivo tejeril. En mi primer fin de semana de vacaciones, he tejido dos pares de calcetines, un cowl, un gorro, y otros dos pares de manoplas.

Es la primera vez que tejo manoplas para bebé. Pero no tuve dudas en cuanto llegué a casa después de hacerle una visita a este niño. Creo que es el bebé más sonriente que he visto, tan chiquitito, y de tan buen humor.. Debe ser que ahora me fijo en cosas que antes no reparaba.
Debe ser, que hoy, con la maleta a medias, con un día lluvioso, con frío, y aún sin desayunar veo casi todo más claro, y me estoy sintiendo como debo sentirme..
Debe ser, que estoy empezando a ser feliz?

sábado, diciembre 19, 2009

Socks for everybody

Oficialmente estoy de vacaciones. Para celebrarlo, mi cuerpo ha decidido darle alojamiento y pensión completa a una serie de bacterias bastante molestas, que me han tenido dos días de la cama al sillón, y del sillón a la cama. Sin fuerzas ni para toser y poder expulsar a un par de ellas de cada vez.
Hoy me he levantado con fuerzas, y he pensado que estoy cansada de estar enferma, que estoy de vacaciones, después de un año de trabajo tremendamente duro, así que reuniendo todo el valor, el coraje y la fuerza que soy capaz de albergar en este cuerpo, he iniciado un desalojo, desahucio, o exorcismo.. cualquiera de las tres me sirve, porque el resultado en todos los casos es que estaré libre de bacterias, viruses, y demás organismos molestos.
Mientras tanto sigo tejiendo. Calcetines para todo el mundo, y como no es suficiente hacerlos de uno en uno, los voy haciendo de dos en dos. Lo mío es puro vicio.

martes, diciembre 15, 2009

Rosa princesa, oscuro vampiro

Aunque no lo parezca, estos días donde no hago otra cosa que soñar con las vacaciones, y para no volverme loca con los días de trabajo que me quedan, voy dándole a las agujas de forma frenética.
Ayer, terminé el segundo par de Bella's Mittens. Los dos están tejidos con la calidad Perú de Katia. Los rosas, obviamente para mí, que estoy en una etapa permantente de rosa - princesa, y los azul marino para la sobrina mayor de ElTécnico, que anda atravesando una etapa un tanto oscura - vampírica.
La única variación sobre el patrón que hice, fue tejer con distinto número de agujas. Las mías, y dado el tamaño de mis manitas, las tejí con un nº4, y quedaron perfectas. Las otras las tejí con un nº 4,5 que creo que son la talla de la sobrina.
Es asombroso ver cómo cambia una talla solo con reducir un punto el número de las agujas, ahorrándote todos los cálculos que supondría adaptar el patrón a tu tamaño.
También terminé ayer, el primer regalo de Navidad, que este año de nuevo van a ser Home-Hand-Made; y ya me puse con el segundo. Obvio no puedo poner fotos.
A cambio, muestro mi segundo tattoo, que aunque no llegó al tono rojo del primero ha pasado por una etapa de indecisión entre me infesto - no me infesto. Afortunadamente, ya está casi curado y no molesta.

lunes, diciembre 14, 2009

Tengo ganas de gritar

De unos días para acá, digamos que demasiados días, estoy sintiendo la presión constante de una fuerza incontrolable que sube por mi esófago, proviniente de mi estómago, y que se queda en la garganta, esperando la autorización para salir.
Como sé de qué tipo de fuerza incontrolable se trata, y conozco bien sus consecuencias, le niego la salida una y otra vez.
Siempre me veo obligada a hacerlo, porque luego se desata la furia, y ya no vuelvo a ser yo en un par de días.
He hecho un análisis concienzudo sobre este estado que me ataca. Las motivaciones que lo causan son siempre las mismas: el sentimiento de control.
Yo quiero y tengo MIS cosas bajo control, pero no puedo soportar que venga alguien a querer controlarlo por mí.
Preguntas cómo: y por qué tus trabajadores están haciendo eso?, y por qué tu encargado tardó tanto en hacer lo otro?, y por qué saliste tan pronto?, y por qué saliste tan tarde?, y qué estás haciendo ahora?
O insinuaciones cómo: ahora tendrías que mandarles a hacer esto, o ahora tendrías que exigirles lo otro, o luego tienes que enfadarte porque hablan mientras trabajan..
.. hace que se me suba el azúcar, la bilirrubina, y la tensión.
Debería respirar hondo, canalizar mi furia, poner cara de sonrisa, y decir a todo que sí...
Aunque lo único que me sale es: déjame en paz!!

miércoles, diciembre 09, 2009

Repetí

Lo volví a hacer.
Cuatro años más tarde, volví a Corralejo, a ver a Machttel.
Ella, con sus brazos tatuados, su tranquilidad al hablar y su acento belga, puso manos a la máquina, y realizó su delicado trabajo en uno de mis minúsculos tobillos.
Dolió.
No recordaba que doliera tanto.
Probablemente fuera la zona, o tal vez el dibujo, o puede, que tal vez fuera yo.
Que últimamente estoy más sensible de lo normal.
No alcanzo a entender qué me pasa exactamente, y por qué de un tiempo a esta parte me siento desubicada.
Estoy haciendo esfuerzos, estoy trabajando en ello, aunque los resultados parece que no llegan.
Pero de unos días para acá, de día y de noche, no hago otra cosa, que buscar motivos.
Ténganme paciencia, a los que este trabajo les toca de cerca, en un ratito voy a sentirme en mi sitio, ubicada y con mi faro.
Ya siento que me va llegando la luz.

martes, diciembre 01, 2009

Que sea una plaza vitalicia

Sigo con la retina llena de Otoño. De colores naranjas, de olor a pino, y de ganas de café.
La energía que recargué en el monté, se me descargó en unas horas el lunes por la mañana. Otra vez el trabajo vuelve a quitarme el sueño.
Sigo sintiendo que no muy lejos de aquí, hay una convención de lanzadores de cuchillos, y hay más de uno que se ha perdido y está practicando por estos lares. Es cansino estar esquivando sus ataques todo el día. Pero no decaigo, y sigo, esquivando y aguantando.
Mientras miro hacia los lados, para seguir encontrando luz, para seguir viendo el vaso medio lleno, aunque tenga agujeros, aunque haya dudas de hacia qué lado se está inclinando la balanza.
Hace un mes me quejaba de que nunca había estado por la parte montañosa de la isla para pasar frío.
Hace unas semanas me quejaba de no poder sacar mi arsenal de cosas de Navidad y dejar la casa completamente decorada.
Hace quince días me quejaba de que este año no tendría Calendario de Adviento.
Hace dos días me quejaba de que este año mamá no me hubiera llevado a casa mi Pascua de Navidad, como venía siendo tradición desde que me hipotequé.
Hoy tengo el recuerdo de un día en el campo, con frío y con Otoño, un billete para irme a mi piso de Fuerte acompañada, a sacar toda la decoración, tengo un calendario de Adviento con chocolates y todo... y hoy, también, tengo una flor de Pascua.
Me doy cuenta de que me quejo demasiado y también de que tengo un cumplidor de deseos oficial.
Incluso los deseos que no pido en voz alta, pero que pasan rápidos por mi cabeza, se cumplen.. Es el mejor haciendo su trabajo.
Sinceramente, no sé cómo voy a hacer para devolverte todo esto.

lunes, noviembre 30, 2009

Aquí también es Otoño

El sábado, me molestaron. O al menos esa fue la idea.
Yo puse cara de super molestada, para no quitarle la intención al molestoso.
Pero la verdad, la niña que tengo dentro, se pasó todo el sábado saltando en una pata. Y aunque yo estaba sentada cómodamente en una sillita al Sol, en medio de un pinar que era el paraíso para los recolectores de piñas; la niña, se pasó corriendo de un lado para otro todo el día.
Me llevaron a Tejeda, a los Llanos de la Pez, y a los Pechos (qué sitio!!!!)
Saqué unas cuantas fotos, y descubrí, que aunque haya que recorrer unos cuantos km en coche, se puede ver que también aquí llegó el Otoño, y que todo está naranja y precioso.
La luz del Otoño es espectacular.
Me abracé a un pino de gran tronco, y me recargué de energía para unos cuantos días, porque es lunes, y el día que tengo por delante va a ser duro y complicado.

viernes, noviembre 27, 2009

En arrancadilla


Por fin es viernes.
Tengo el JellyRoll para terminar, los Bella mittens, la Smokin', un par de calcetines, y voy a atreverme a hacer un par de pilukis, y a retomar el punto de cruz.
Sí, soy una osada... Porque en medio, voy a dedicarme a hablar sin descanso, a cocinar para varios días, a ver alguna película, y a dejar que me molesten...
Y sé, que el domingo por la noche, voy a estar con una sonrisa de oreja a oreja, porque voy a hacer lo que me apetece, y porque me voy a poner en modo countdown para hacer la maleta.

lunes, noviembre 23, 2009

JellyRoll como escudo ante las mundanas hostilidades


El fin de semana pasado, como arrastrada por un repentino ataque de un fantasma costurero, lo pasé cosiendo.
Saqué sin saber bien en qué estado me lo iba a encontrar, este proyecto que estaba a medias, y sin tocar desde hacía más de un año.
Volviendo atrás en el tiempo: Es un kit que compré en Chicago en el año 2007, compuesto por un JellyRoll, el sashing, el borde, y el patrón por supuesto.
El quilt, está compuesto por 20 bloques, de los cuales ya tengo hechos, 15.
Adoro los JellyRolls!!!! Me he entusiasmado tanto con la costura, que estoy contando las horas para el próximo fin de semana y volver a repetir, además creo que no va a ser en solitario!!!!
Menos mal que tengo estos ratos de creatividad, aunque yo no cree nada original y me limita a repetir un patrón ya diseñado, porque últimamente el mundo se está volviendo un sitio hostil, con individuos que no respetan el código solidario de los que aparcamos en la calle; con individuas gravemente enfermas del virus Envidiucocos, y que están ya en fase terminal de dicha enfermedad, dejando que dicho virus controle absolutamente todos sus movimientos y palabras...
Los ratitos de tejido compartido, patch compartido, y lentejas compartidas, hacen que me olvide un poco de lo que hay rondando por ahí afuera... y también de que de pronto, mi panificadora se haya vuelto también hostil, y no haga pan, sino masas deformes incomestibles y no fotografiables.

domingo, noviembre 22, 2009

Recopilando

A veces, últimamente con demasiada frecuencia, se me olvida de lo poquito que necesito para ser un poquito feliz, y dejar de pensar en este devenir de sucesos que es la vida que estoy llevando últimamente, y que me ocasiona más de un contratiempo o choque neuronal, como suelo llamarlos. (En cuanto LaBajista lea esta frase, me dará un coscorrón por hacer frases taaaaan largas, sin puntuación).
El viernes, apretando los dientes, y poniendo todo el propósito de olvidar una semana de color oscurito tipo café, saqué mi Janome.
¿Cómo no se me había ocurrido antes?? La mejor medicina para poner el piloto automático y dejar de pensar en mi caso, siempre es coser.
Busqué un proyecto rápido, que pudiera empezar y terminar en una tarde.. (Por qué no hay cosas fuera de las telas, que pueda hacerse igual, empezar y terminar.. sin contratiempos).
Hice un Grap Bag.
Es fácilito, y bastante resultón. Aunque a mi idea de ver, es algo pequeño, pero aún así, bastante útil.
El viernes lo empecé, en medio de café, música de Juan Luis Guerra recomendada, y una conversación parpadeante.
El sábado por la mañana lo estrené en un paseo por la calle con más solera de la ciudad.
Un paseo mañanero, sin prisa, con los ojos abiertos para poder ver todo lo que ofrece este sitio, que a veces son más cosas que vallas y obras por todas las esquinas.
Poemas en las paredes, versos del Poeta Descalzo, y un sol de 30º en pleno Noviembre.

viernes, noviembre 20, 2009

En pleno período catártico

So close, no matter how far
Couldn't be much more from the heart
Forever trust in who we are
and nothing else matters
Never opened myself this way
Life is ours, we live it our way
All these words I don't just say
and nothing else matters
Trust I seek and I find in you
Every day for us something new
Open mind for a different view
and nothing else matters
never cared for what they do
never cared for what they know
but I know
Nothing else matters/Metallica
Desde ayer la tengo metida en la cabeza.
No puedo obviar darme cuenta el período catártico (de catarsis.. existirá esa palabra?) que estoy atravesando.
Hace unos meses, alguien me dijo: va a ser un período de tiempo en el que me dedique a hacer un gran agujero, y todo lo que no me sume, se va a quedar dentro, luego lo voy a cerrar, y voy a seguir andando con solo lo que realmente me sirve.
Creo que las circunstancias me están obligando a hacer lo mismo. Estoy cavando el gran agujero, y para mi sorpresa, no solo se van a ir cosas.
Estoy aligerando el equipaje, donde voy, no necesito sino sumas.

miércoles, noviembre 18, 2009

Soneto xvii

No te amo como si fueras rosa de sal, topacio
o flecha de claveles que propagan el fuego:
te amo como se aman ciertas cosas oscuras,
secretamente, entre la sombra y el alma.
Te amo como la planta que no florece y lleva
dentro de sí, escondida, la luz de aquellas flores,
y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpo
el apretado aroma que ascendió de la tierra.
Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,
te amo directamente sin problemas ni orgullo:
así te amo porque no sé amar de otra manera,
sino así de este modo en que no soy ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.

Soneto XVII/Pablo Neruda


Me llegó en uno de esos mail encadenados hace unos días, creo que me lo he aprendido de memoria. Me está pasando igual que cuando descubrí "Espero curarme" de Sabines..
Entre tanto color hormiga, me tiene entretenida la mente.

domingo, noviembre 15, 2009

Domingo de magia

Tejiendo en Pozo Izquierdo.
Domingo de mañana, temprano, muy temprano.
Sé que esta chaqueta será mágica.

jueves, noviembre 12, 2009

En situaciones de emergencia

Una casa de acogida

Y una puesta de Sol

miércoles, noviembre 11, 2009

Fría e insensible

El domingo por la mañana, sentí la irrefrenable necesidad de darme un paseo, respirar mar, aunque viendo el cielo tan plomizo que nos cubría, supusiera mojarme por la lluvia.
Realmente así fue, y mereció la pena.
El paseo me oxigenó, mente, cuerpo y espíritu.
Como siempre que doy este paseo por la playa, termino en La Casa de Suecia.
Mi menú de desayuno habitual, suele ser tarta de zanahoria y café.
Sin embargo, el domingo estaba antojada de algo salado.
De la manera más natural pedí un sandwich de atún y millo, y por supuesto mi café.
Me adentré en el salón, y me coloqué como es habitual, en la mesa del fondo a la izquierda.
Si un día me pierden de vista, búsquenme siempre en ese rincón.
Saqué mi libro, y me puse a leer. Al cabo de unos minutos, la camarera me trajo mi sandwich.
Lo primero fue sorpresa, lo segundo admiración, y lo tercero.. una situación de duda.
¿Cómo hincarle el diente a algo tan bien armadito?.
En otra época de mi vida, cuando era princesa y adoraba todo lo que se refiere a la estética, seguramente hubiera alegado haber perdido el apetito y hubiera dejado el plato intacto.
Ahora, que soy algo más mundana, que me centro en mis puras necesidades básicas, me limité a quitarle el perejil, armarme de cuchillo y tenedor, y destrozar semejante obra de arte para ingerirlo pacientemente.
Me habré vuelto fría e insensible, o solamente que es que soy humana?

martes, noviembre 10, 2009

Evaluando opciones

Como la vida es cíclica, me estoy dando por aludida. Las señales que empiezo a recibir, creo que son bastante claras.
Vine hace 11 meses a ejecutar un proyecto que debió hacerse en 5, los plazos de entrega y de ejecución no siempre en la realidad coinciden con la práctica.
Creo que esta obra empieza a dar sus pasos finales. Aún tengo algo de trabajo aquí, pero ya no sé si será rentable para mi empresa contar con una Jefa de Obra.
Como soy impaciente por naturaleza, cagaprisas por definición, y anticipada a todo lo que suele venir, ya estoy mirando otras opciones, tocando puertas, y lanzando CV al aire...
Eso de ser parte del grupo de 4 millones, no me hace especialmente gracia ahora mismo.
La cuestión, es que inevitablemente, el empezar a buscar, me vuelve a colocar en la fila de los candidatos, situación que nunca he llevado del todo bien.
Quiero tener fé, y pensar que todo esto es temporal, y que si este trabajo me encontró en el año de la crisis, por qué no me va a volver a pasar???
Tengo los dedos cruzados, los chakras alineados, el Secreto trabajando, y me he encomendado a San Judas Tadeo, que dicen que es el Santo del trabajo.
Algo tendrá que funcionar, no?

lunes, noviembre 09, 2009

De vez en cuando

Encuentro joyas por ahí.
Unas veces me asaltan en la radio, otras veces busco y rebusco en la red hasta que encuentro. Otras veces simplemente aparecen.
Así me pasó con Georgina.
La escuché en mi coche, en mi isla, en mi radio... (cuántos posesivos!). Al cabo de un par de horas, solo recordaba una frase, ni la música, ni el resto de la letra, pero sabía que era mi canción.
Fue suficiente para encontrarla.
Ahora ando todo el día tarareando sus canciones, porque en cada una de sus letras, hay un retrato mío.
Esta nueva etapa que estoy viviendo, para reconstruírme ya tiene banda sonora.
Ya estoy mucho más tranquila.

Tiene que pasar,
se me va a pasar,
eso de mirarte a la cara sin pensar...
que se notaría.
Tiene que pasar,
se me pasará,
eso de escribirte cosas raras que al final...
tú no entenderías...
Y no pienses mal,
esta novedad,
esta etapa que mi corazón debe quemar...
Por más que lo intento es tarde ya,
esta vez me ha dado por cantar..
Lo que a simple vista siempre se me nota..
Cada frase que te digo me derrota..
me remuerde la conciencia y se me agota..
las razones para no pensar en ti...
Razones/Georgina

viernes, noviembre 06, 2009

Todo tiene un final

Los compré en Zara, hace casi dos años. Se puede decir que por este tiempo han cumplido de largo con su previsión de vida útil.
La primera vez que los usé, fue para ir a un concierto en el pub La Calle.
ElFlaco dio un buen concierto, y estos zapatitos me acompañaron a bailar, caminar medio Puerto, y traerme de vuelta a casa. Claro que esa primera vez, yo abusé de ellos y ellos me devolvieron el favor dejándome unas estupendas cantallas.
Después de eso, el entendimiento fue total. Sin más rozaduras, y sin dolores post-caminatas.
Hemos ido a muchísimos sitios juntos, incluso cruzamos el charco.
Este último año, se han convertido casi en parte de mi uniforme para venir a trabajar.
Ayer, me dieron un toque, su vida útil se está agotando.
Sé que esta noche darán su último paseo. Estoy satisfecha, han cumplido.
Sin embargo, sé que en cuanto llegue el momento de meterlos en la bolsa para no sacarlos más, me voy a sentir triste.
Dicen que tirar la basura es un buen método para visualizar que también te deshaces de toda la energía que nos sobra, todo lo que nos termina de vacíar el vaso. Aprovecharé el momento para hacer dicho ejercicio de despojo.

jueves, noviembre 05, 2009

Pensando en las agujas

Hace rato que no cojo las agujas.. y ya las voy necesitando.
Estoy dispersando demasiado el poco tiempo libre que tengo para mí.
Tests de edad cerebral, podcasts con leyes metafísicas, y alguna lectura que me lleva por algunos derroteros no muy aconsejables.
Así se me dan las horas, inventando palabras que no tienen demasiada cabida, pero que entre rato y rato me entretienen.
E intuyo que lo hago para no pensar lo que realmente estoy evitando: de nuevo la inseguridad...
laboral, emocional, física, química....
Supongo que por mi propio equilibrio mental, va siendo hora de que las vaya retomando.
Igual esta noche va a ser un buen momento.

martes, noviembre 03, 2009

Escuchándo-me

Hace algún tiempo, concretamente desde que LaMami empezó a tener niños, y con ella muchas de mis otras amigas, empecé a escuchar eso de: "come a demanda". Es decir, el bebé come cuando le apetece, dejando de lado esos inflexibles horarios, de cada tres horas te enchufo tu dosis de lechita.
Con los problemas que arrastro con la comida hace tanto tiempo ya, y a los que parece que por fin puedo estar poniéndoles término, estoy actuando de la misma manera. Estoy ingiriendo a la hora que de verdad creo sentir hambre, y lo que realmente el cuerpo me pide.
Así, llevo algún tiempo tomando mucho queso. Intuyo que mi cuerpo tiene alguna carencia de calcio, lo que puede ser completamente factible.
Este fin de semana, estuve en el mejor sitio majorero para comprar queso: en casa de MiTíaNieves. Aunque ahora el queso lo hace MaryCarmen. Es espectacular este queso, y sigue teniendo el mismo sabor de siempre. Es un buen método para teletransportarme a mi infancia, y recordar esas tardes de sábado, comiendo cuajada y tomates a escondidas, porque mi abuela decía que comer tanto era malísimo para el estómago.
Ayer di-mos cuenta del primer cuarto, acompañado con un poco de bizcocho de matalauva y un quinto. Realmente es puro placer.
Estoy contenta de poder recuperar el gusto por los sabores, hacía 10 años que lo había perdido.
Mientras tanto, y sin reparos, sigo adentrándome en los vericuetos del Secreto, haciendo listas, descubriento deseos internos y también algunos externos.
Que se pongan audios con estos contenidos en la red, que los pueda descargar gratuitamente, y que los pueda pasar al iTouch para escucharlos en cualquier momento, es todo un avance tecnológico, del que me estoy aprovechando al máximo.

lunes, noviembre 02, 2009

Un gran descubrimiento

Descubrir un camino bifurcado ante mí, con dos direcciones con destino completamente distintos, pero igualmente felices.
Miedo, y espera.
Espera y miedo.
En algún momento voy a tener que decirme.
Estoy atenta a las señales, aunque últimamente parezca que ando dormida o despistada.
Es solo una apariencia.
Una cama cómoda, suave, que me recogió sin palabras.
Un coche, que tiene piloto automático, y me llevó sin decirle una palabra, a donde mi cabeza dejó de trabajar.
Una canción. (Pedazo descubrimiento). Georgina: con una mirada.
La pena, la resignación, la fuerza para seguir andando, acercándome cada vez más, a la bifurcación de mi camino, y tener que decidir.
Y si lanzo una moneda al aire?

No, no es casualidad,
Mi vista se encargó de demostrar..

lunes, octubre 26, 2009

Física, química y dudas

El principio de Arquímedes es un principio físico que afirma que un cuerpo total o parcialmente sumergido en un fluido estático, será empujado con una fuerza vertical ascendente igual al peso del volumen de fluido desplazado por dicho cuerpo. Esta fuerza recibe el nombre de empuje hidrostático o de Arquímedes, y se mide en newtons (en el SI).
Si el líquido en cuestión es aproximadamente diez veces más salado que los océanos; la salinidad en el resto de los mares es de 35 gramos por litro. En el mar Muerto es de 350 a 370 gramos por litro, por lo que ningún ser vivo habita en él, salvo algunos microbios. Tan elevada salinidad es lo que impide a un ser humano hundirse en sus aguas, pudiendo flotar sin ningún esfuerzo, característica que le ha hecho mundialmente popular.
Con estos dos principios físicos, podemos entender que cuando te sumerges en un Mar Muerto de imitación, no haya manera de que tus pies toquen el suelo.
Pero, ¿qué principio físico, químico o nuclear, me va a explicar la seguridad que siento al cerrar mis piernas en torno a tu cintura, mis brazos alrededor de tu cuello, dejarme flotar encima de ti, y que me de igual hacia donde nos lleve la marea?
A veces, la ciencia no llega a todas partes.

viernes, octubre 23, 2009

No estaba en la lista

Ayer me la trajeron a casa. Es esbelta, elegante, llena de botoncitos y luces. Lo nuestro es amor a primera vista, ya soy capaz de oler las cremas de verduras, las natillas, y las numerosas masas de pizzas que voy a hacer con ella.
Ayer nos estrenamos con masa de croquetas, y un pastel tres chocolates.
Forma parte de los regalos de mi cumple, (y no estaba en la lista de deseos). Realmente yo no sé si soy merecedora de tamaño regalo, pero como soy agradecida y buena gente (o eso dicen y yo he decidido creérmelo), voy a darle buen uso, y a recompensar a quien pensó que yo y ella seríamos felices juntas.
Ve preparando unos tuppers, querido, que voy a llenarte la nevera de creaciones espectaculares!

jueves, octubre 22, 2009

Cuestión de tiempo y hormonas

Hoy me he levantado muy temprano, causas mayores me lo exigían.
He llegado a LaObra a las 7:32 min. Con una lluvia suave y regular.
De pronto me he sentido como un jefe autoritario y dictador, y he pensado que voy a pillar a todos los que diariamente llegan tarde, o que remolonean hasta las 8:00 para empezar a trabajar.
Hasta a mí me ha sorprendido tener esta personalidad.
Al llegar a la garita de seguridad, he visto una cola de al menos 12 coches.
Cuando llegué a la entrada de LaObra, eran las 7:52. He llegado a la misma hora de siempre, y con un madrugón a mis espaldas.
Una vez en la entrada, me mandan a parar. No hay casi luz, llueve, y el segurita de la entrada tiene un archivador cargado de plásticos, con el listado del personal de cada una de las empresas que estamos trabajando aquí.
Por lo que vi que tardaba en localizar a cada persona, deduzco que no había ningún orden ni concierto en los listados.
Ha llegado detrás de mí otro personaje importante en este sitio, dando voces porque llevaba 10 minutos esperando en la cola.
El segurita y el personaje, se han zafado en una discusión sobre lo acontecido en la última media hora.
Los ocupantes de los otros coches se unieron a las quejas del personaje.
La segunda palabra a la que presté atención, fue cojones, después de tocar...
Me he salido de la cola, y me he metido hacia adentro.
Demasiada testosterona a tan temprana hora. Es probable que aún sigan discutiendo.

miércoles, octubre 21, 2009

Volveré

volveré sobre mis pasos
a buscar mis pies y tu saliva
a cerrar las puertas de lo leve
a enjuiciar tu ausencia y darle muerte
volveré sobre mis pasos
esperaré a verte dormida
para adueñarme de tus sueños
para soñar que en tu paz duermo
para dar palabra a un muerto
y frenar mi vida enloquecida
para encontrar mi yo perdido
para encontrarte a ti
... conmigo
antes de que alguna de tus fotos
se vuelva vieja y amarilla
volveré sobre mis pasos
a buscar mis pies y tu saliva
Delirio - Jesús Garriga

lunes, octubre 19, 2009

Sin golpe en la cabeza

El fin de semana dio para mucho.
Una demostración de un aparatito que será mi fiel compañera de lo que intuyo va a ser mucho tiempo.
Un Oktoberfest de mentira, y con resultado de fiasco fiasco. Buena excusa para conducir unos cuantos km y terminar compartiendo un café con 4 coetáneas más, hablando de cualquier cosa, y acabar en un McD's.
Un domingo lleno de lana para calcetines, y tres calcetines tejidos. Aliñados con los nuevos capítulos de FlashForward.
Terminar en el cine, con unas gafas que dan un aspecto de 0 glamour, pero que te introducen por arte de magia en la película que estás viendo.
Hoy, lunes, a cinco días de lo que antes era un día de eliminar del calendario, me he levantado antes de tiempo. Con la sensación de haber dormido lo suficiente, con el ánimo de coger la semana con los dientes, y comérmela a mordiscos. Con las ganas de plantarme una sonrisa, y de reír a carcajadas al verme en el espejo con los rizos pegados a la cabeza como si hubiera dormido con los rulos puestos, con redecilla y todo.
Y no me he dado ningún golpe en la cabeza, ni ha tenido que venir ningún emisario del más allá para hacerme sentir así.
No sé qué ha pasado exactamente, pero hoy me he levantado como Mercedes Sosa, sintiendo que tengo que dar gracias a la vida, que no me había dado cuenta de todo lo que me está dando.
Siento que como las piedras en la arena, vienen las olas, me lavan, me refrescan, me renuevan la energía y me colocan donde tengo que estar, que hoy, es aquí, ahora, y dando gracias, que no suelo hacerlo habitualmente.

jueves, octubre 15, 2009

Niña, a los 60

El sábado, antes de caer en brazos del temible virus de la amigdalitis, me levanté temprano, y me fui al mar.
Siempre me ha resultado tremendamente fácil, sentirme feliz al lado del mar. Es como si no necesitara de más nada para sentirme bien, feliz, completa... cuando me siento en la arena y miro de lejos esa masa de agua, que se mueve bajo su propio orden, me parece que todo está en su sitio.
Suelo recorrer el paseo entero, parándome de tanto en tanto, solo para deleitarme con el paisaje, y con el momento. Así estaba.. caminando.. parándome... sacando alguna foto.
De pronto miré al agua, y ahí estaba ella. Le calculo más de 60 años, por el pelo blanco y algunas líneas de su cara. Iba entrando al agua con decisión, y al tiempo con impaciencia. Como un niño, que desea fuertemente abrir un regalo pero el propio nerviosismo no le deja rasgar el papel.
Se mojaba la cara, el pelo, daba algunos pasos más. Se paraba, y esperaba que la ola llegara para saltarla. Desde donde estaba, pude oír sus risitas nerviosas. Estaba disfrutando al máximo ese baño madrugador.
Valiente, pensé.
Y al mismo tiempo me invadió un deseo, quiero llegar a los 60 y tener ese espíritu. Seguir teniendo ganas de bañarme en el mar, seguir sintiendo que me recargo con solo pasear por la playa, sentir, que como en ese instante, soy feliz no necesitando más que un trozo de mar.
De pronto, y sin venir a cuento, porque así son la mayoría de las ideas que me asaltan, pensé, que para tener ese espíritu a los 60, lo único que tengo que hacer es conservar la niña que tengo dentro hasta ese momento, y no perder nunca las ganas de jugar.

martes, octubre 13, 2009

Desde altas temperaturas

Desde la perspectiva que da la alta temperatura de 38.8ºC durante tres días, se ve el mundo bastante distinto.
He cambiado los muebles de sitio (en sentido metafórico) y la escala de prioridades (en sentido literal).
No sabes lo sola que estás hasta que tienes que enfundarte un chándal y pedir un taxi para que te lleve a un centro de salud, a que te diagnostiquen y que por favor te pongan algo intravenoso que te haga dejar de sentir el quebranto, el oído, la garganta, y hasta el pelo.. que cuando al cuerpo le da por hacerse notar, puede dolerte hasta el pelo.
Dieta básica de agua, zumo y acuarius, combinada con un potente antibiótico cada 8 horas.
A cuatro días desde la incursión por estas tierras víricas, la temperatura ha bajado algo, no lo suficiente como para que mi pelo vuelva a tener un aspecto "normal", pero va camino de ello.
Después de ver el mundo, con ojos febriles, uno se da cuenta, de que todo, puede esperar, todo menos sentirse sano.

viernes, octubre 09, 2009

Yo creo que son tontos

Hoy me he subido al coche, he arrancado, he puesto la radio, y me he dirigido como cada día entre semana, al semáforo más largo de la ciudad.
Cuando iba llegando, el atasco era de consideración.
Empecé a ver luces azules, y pensé que igual no estaba bien despierta aún.
Los coches parecían que se movían con la lentitud de una manada de elefantes, como diría Ismael.
Me bebí unos sorbos de té, por ir despertándome.
Las luces azules, lejos de desaparecer se incrementaron.
2, 4, 6.. hasta 10 llegué a contar.
También había camiones de la basura, el barrendero, personal vario arreglando la Plaza..
Cuando estaba a punto de alcanzar el semáforo, las formas difuminadas fueron adquiriendo contorno: eran camiones de policía.
Las noticias en la radio, me fueron aclarando el panorama: Consejo de Ministros en la ciudad, con el presidente incluído. Canarias necesita la aprobación de un plan especial, ante la precariedad de la situación económica.
Entonces entendí. Viene el Presidente, y vamos a dejar todo bonito y limpito, amén de extremar la seguridad, para que nos den un poco de pasta.
Eso de conservar las apariencias siempre me ha parecido la mayor pérdida de tiempo.
Yo incluso me animaría a ensuciar, alegando la falta de medios para la conservación, , y así poder pedir más dinero...con cara de cordero degollado si hace falta.
Si es que al final voy a pensar que nuestros políticos son tan tontos que no saben ni pedir.

miércoles, octubre 07, 2009

Por segunda vez, una lista

Faltan 18 días, para que cumpla 34 años.
(he tardado más de 35min para escribir esta frase, sin sufrir convulsiones)
Como ya soy adulta, y bla bla bla.. me lo voy a tomar bien, y voy a estar feliz de que llegue mi cumpleaños.
(trato de creérmelo, pero tengo ahora mismo cara de foto-forzada-desganada, lo importante es que estoy haciendo el esfuerzo)
Y ya, para meterme de lleno en la dinámica de lo que es un cumpleaños, voy a aceptar felicitaciones de cualquier modo, y también besos, y también abrazos, y también regalos.
Voy a hacer una lista de deseos, también de eso van los cumpleaños, no?

1.- Dormir, 12h seguidas, y levantarme como nueva, reparada.
2.- Una ensalada de Pablo con las niñas.
3.- Un desayuno con churros y café de 3h con MyGirlfriend
4.- Un libro de poemas de Oliverio Girondo
5.- Abrazos, muchos abrazos.
6.- Besos, besos, besos.
7.- Una hamburguesa del Dani.
8.- Un paseo con Troylo por la manzana.
9.- Una peli, que me haga llorar.
10.- Notas de buenos días, buenas noches, buenas tardes.
11.- Una rosa roja, abierta completamente.
12.- Una llamada de teléfono que diga: coleguiiiiiiiii.
13.- Una cámara de fotos.
14.- Cualquiera de los libros de Laura Gutman.
15.- Un tupper que sea termo para el almuerzo.
16.- Unos pendientes con piedras negras.
17.- Lana para calcetines.
18.- Una libreta nueva.
19.- Dormir sin sobresaltos.
20.- Una cartera azul de Massimo.
21.- Una conversación de 1h con MiGurú.
22.- Que ElPatrón llame, y me diga: Miniña.
23.- Oír reir a mamá.
24.- Ver los Increíbles.
25.- Oír a Ana, decirme Viole.
26.- Sacar muchas fotos a los niños de LaMami.
27.- Un sms de Irisucha.
28.- Una charla muy larga con LaBajista.
29.- Un plato de potaje de lentejas.
30.- Una cena-madrugada-desayuno con ElTécnico.
31.- No tener miedo.
32.- No escuchar, leer, ver... mentiras.
33.- Que me lleven a la Cumbre, Tejeda, o cualquier sitio alto y de montaña de GC.
34.- Hacer una lista como esta el año que viene.

lunes, octubre 05, 2009

.. Y yo también...

Siempre me ha encantado esta canción.

Hoy es de escucha obligatoria, y no solo porque esta voz ya no nos acompañe, sino que hoy, siento que yo.. también vengo a ofrecer mi corazón, aunque no lo haga de manera explícita, aunque me cueste asumirlo, aunque ...

yo vengo a ofrecer-te mi corazón.

No será tan fácil ya sé qué pasa
No será tan útil como pensaba
Como abrir el pecho, y sacar el alma
Una cuchillada de amor
Y uniré las puntas de un mismo lazo
Y me iré tranquilo, me iré despacio
Y te daré todo, y me darás algo
Algo que me alivie un poco más

Editado: Se supone que arriba, debería salir un video del youtube, de Mercedes Sosa, cantando con Fito Páez la susodicha canción. El youtube siempre me boicotea..

jueves, octubre 01, 2009

A lo mejor es que yo aquí vine a lucirme

Hace una semana, después de andar pateándome toda la obra, al llegar a mi coche, encontré este mensajito.
La primera impresión sopresa, la segunda desconcierto, la tercera puro enfado.
No me gusta que se dirijan a mí de cualquier forma, y menos en el trabajo.
Siempre he tenido problemas hasta con mi nombre, en casa, en mi familia, los más pegados a mí me dicen Viole. Cuando alguien fuera de este círculo se ha dirigido a mí de esa forma, de manera casi espontánea, y no siempre de la mejor forma (he de reconocerlo) he pedido que me digan Violeta. Puede que sea arisca, o también que proteja mucho mi espacio, pero no me gusta tener tan cerca gente con quien tengo poca confianza. Y que me digan Viole, es estar demasiado cerca.
Y si eso me pasa con el nombre, no voy a decir lo que me pasa con "churri".
Haciendo algunas pesquisas, y con ayuda de Manuel, puedo decir que casi he descubierto quien es el autor del "saludo", aún estoy pensando cómo cerrar este capítulo, aunque lo tengo más o menos claro.
Al mismo tiempo, tengo algunas conversaciones con personal vario, de otras empresas que están trabajando. En una obra todo debe funcionar como un engranaje, y unos deben trabajar para dar soporte a otros, por ejemplo, yo debo poner bloques para que los electricistas pongan luminarias.
No todo funciona tan cronometrado.
En esas conversaciones, me dice un señor jefe del "sospechoso".. es que nosotros aquí no hemos venido a bailar la sardana.. y ahora estamos parados.
Sin pensarlo me ha salido solo: no parados no están, algunos de sus trabajadores andan dejando notitas en los coches, o mirando por donde ando yo para no darme la cara.
Yo no sé a qué vinieron ustedes, tampoco me importa, yo sé a lo que vine yo, y desde luego a lucirme no. Así que haga el favor de atar cortito a los suyos, porque si no, voy a tener que quitarme el bozal yo.
(con lo que luego me cuesta ponérmelo)

viernes, septiembre 25, 2009

Breves breves notas, de un mini mini concierto

- ElTécnico me consiguió la invitación.
- Me encontré con dos buenos amigos.
- Estaba tan cerca de mí, que si me estiraba podía tocarle.
- Oírle a guitarra voz, es como volver atrás en el tiempo.
- Fue un mini mini concierto.
- Hizo comentarios, breves, pero ciertos.
- Me acordé de mamá.
- Apenas 5 canciones, era un mni mini concierto.
- Hice muchas fotos, y solo se salvan unas pocas.
- Remató con El marido de la peluquera, y a mí me sirvió como excusa para dejarme ir.
- Como en todos los conciertos, yo lloré, pensé, reí, y canté bajito.
- A ver cómo me duermo ahora, con el subidón que tengo.
- Se avecina una noche larga de tejido, y probablemente de tarereo.

Mira que te llevo muy dentro de mi corazón
por la salucita de la mare mía.....

jueves, septiembre 24, 2009

Sueños, incomprensiones y recolección

Ha vuelto Septiembre, el Otoño, y la vuelta al cole. Y yo, he vuelto a desear más que nada en el mundo tener un huequito en la puerta de mi casa donde dejar mi coche, cuando vuelvo por la tarde. O tener el poder de una gran bruja, y hacer desaparecer el coche dentro del bolso del trabajo hasta el día siguiente que vuelva a necesitarlo.
Llegar a casa, después de un día agotador, y tener que perder casi una hora dando vueltas para aparcar, no tiene palabras.
Como yo, otros tantos pobres que buscan con desesperación ese hueco deseado donde dejar el auto. Algunas veces, y cuando ya han pasado más de las 7, les puede el cansancio, y la premura del tiempo, y cuando la acera se va quedando libre, abandonan ahí su vehículo.
Presumo que serán estudiantes, que aprovechan el silencio de la noche para poder sacarle el mayor partido a las horas. Son las 22:30, el coche bien pegadito a la pared, sobre la acera.
A esta hora nada podría pasar, el movimiento frenético del día ha llegado prácticamente a su término.
Y entonces vienen los locales, con su flamante grúa y se llevan el coche al potrero. Estas cosas, y por mucho que quiera, no puedo entenderlas.
Lo mismo me pasa con el camión que retira el contenedor de papel para reciclar, ha de pasar a las 7:30 cuando todo el mundo corre a su puesto de trabajo y la carretera está que arde???
Sueño con un sitio, donde estas pequeñas cosas, no pasen.
Y soñando me he pasado estos días. Sueños extrañísimos. Con champiñones con piel de melocotón de color negro; con peces payaso como Nemo, y con vestidos.... Tengo el subconsciente demasiado activo creo.
Pero siempre hay regalos que recolecto como si fuera una agricultora..., cien gaviotas en una explanada, o algún momento de paz.

lunes, septiembre 21, 2009

Novedades de un otoño en ciernes

Violeta en la mesa de la cocina, desafío de un año: esmerarme para que sobreviva

El Otoño avanza su curso de forma impasible. Ha dado igual mis danzas al Sol, o mis rezos para que no se haga el gris el color oficial de estos meses. Ha llegado, y nos ha dejado como previo, un fin de semana lleno de lluvia.
Yo, como estoy cambiando los muebles de sitio, en sentido metafórico, tengo nuevos proyectos que acometer este Otoño.
Hace prácticamente dos años, me comprometí conmigo misma a mentalizarme para la llegada de la fecha, es decir, de mi trigésimo tercer cumpleaños. Cuando se iba acercando el momento, quería volver a huir, pero no hay nada que odie más que las promesas incumplidas, sobre todo las que me hago a mí. Así que apretando dientes, pasé el día. Incluso salí a cenar, y dejé que me hicieran regalos que abrí con risas y contenta.
Por esa misma fecha volví a adquirir otro compromiso conmigo, para reconocerme constante, si tenía un motivo. Me comprometí a hacer una foto al día, y subirla al blog. Así han pasado ya 333 días, y lo he hecho, a veces, hasta teniendo que pedir prestado un pc y una cámara.
Así, y viendo que puedo con lo que me digo en serio, estoy haciéndome nuevas promesas y adquiriendo nuevos compromisos, conmigo misma básicamente, pero que sé que repercutirá de forma inevitable en todo mi entorno, y puede que también en el contorno, pero estos serán daños colaterales que estoy dispuesta a asumir.
Por otro lado, tanta lluvia, y tanto enclaustramiento casero, por gusto propio, han traído nuevas novedades a mis agujas y también a mis ojos.

Aumentando fotos, dudas resueltas por teléfono y con grandes dosis de paciencia, he conseguido hacerle la puntilla a un pañal, todo es empezar.

Y para darle la bienvenida al frío, he empezado a tejer un bolero al que hace tiempo le había echado el ojo.

Y amenizando los ratos del almuerzo, y cualquier despiste del momento, ando escribiendo páginas enteras dentro de un nuevo cuarto de los gritos, siempre se me ha dado mejor pensar escribiendo. Y cuando se me cansa la mano, me voy al libro. Estoy a mitad del tercer volumen de Millenium, ay que ver! con lo que me costó engancharme en el primero, el segundo y este tercero los estoy devorando.

viernes, septiembre 18, 2009

Viaje en el tiempo, a tres minutos de casa.

Ayer, después de casi 9 años volví a adentrarme en el patio de Magisterio.
Iba a hacer unas fotocopias, con prisa, como casi siempre, y sin pensar demasiado en dónde estaba.
Pero de pronto, al bajar las escaleras que conducen al patio abierto, sufrí como una ralentización del tiempo y mis movimientos (como una escena de Matrix).
¿Cuántos años hacía que no pisaba el patio?
¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que me senté en ese banco?
El banco de la derecha era el mío, y entre estudio y estudio, entre Termodinámica, Resistencia o Economía, me sentaba en ese banco. Unas veces escribía, otras veces leía, otras.. me dedicaba a contemplar los árboles o a los demás estudiantes.
Se me removieron muchos recuerdos en cuestión de segundos, pero me sentí bien.
Es tremendamente satisfactorio entrar en ese patio sin la sensación del agobio constante y propio del estudiante, me sentí completamente liberada.

PD: Respecto a la entrada anterior, he de decir que no hay ninguna metáfora. Que realmente casi muero aplastada por un palet de bloques, pero como soy pequeña, contorsionista, y tengo unos reflejos que desconocía, he sobrevivido. Sin rasguños, y sin ninguna contusión. Estoy enterita, vivita, y coleando.
Gracias por el interés.

miércoles, septiembre 16, 2009

Pues, parece que no

..pues no, esta batalla no va a ser la definitiva. Parece que una vez más volví a recuperar espacio, y fuerzas (ya no sé de dónde salen, o sí?) y volví magullada, pero gané.
Y no hizo falta un exorcismo, ni tampoco una batalla cuerpo a cuerpo, ni tampoco someterme a una sesión continua de doce horas de sueño; lo que hizo falta, fue un palet de bloques.
Uno con 60 bloques, de casi 40kg cada uno. Que estuvieran mal colocados, y que cayeran sobre mí a unos 4 metros de altura. Ni estaba tan metida en la batalla, ni estaba tan débil. Estaba atenta, y con el instinto de supervivencia bien afinado (ese que creía que no tenía). Y al escuchar ese sonido extraño tan cerca de mí, y gracias a que mido 1.50m, me lancé dentro de una arqueta, donde mi cuerpito (nunca he agradecido tanto ser tan chica) cupo casi entero.
No tengo ni un rasguño.
A mi alrededor todo destrozos.
Me ha servido para mucho. Sobre todo para entender.
Ahora entiendo, ahora lo veo claro, ahora... ya sé dónde está la batalla, y ahora sé, que contra este gigante, ganaré siempre.
Entre otras cosas, porque me quedan muchos cielos naranjas que ver.

lunes, septiembre 14, 2009

Volvió a volver

Podría venir aquí hoy, y escribir que por primera vez pisé un campo de fútbol, y que la experiencia me gustó.
También podría decir que estuve en un mercado, en uno muy bonito, lleno de cosas buenas.
Podría resumir, tal vez, que tuve un fin de semana bueno, lleno de cosas agradables, que me volvieron a regalar flores, que tuve que volver a disimular para no dejar que las lágrimas se me vieran.
Pero lo único en lo que mi cabeza es capaz de pensar ahora, es que el gigante, al que tanto miedo tengo, el que nunca se termina de ir, y ante el que cedo cada vez que aparece, volvió a visitarme.
Y tengo la sospecha de que esta vez, va a acabar con todo.
Esta batalla puede ser la definitiva.

jueves, septiembre 10, 2009

Los calcetines del Técnico

Los primeros calcetines tejidos con lana Katia socks.
La lana hace rayas, y creo que es el primer par, que me queda tan milimétricamente simétrico.
El patrón básico, que en su día, hace ya como tres años me enseñó mi amiga alemana.
El montaje de puntos lo hice sobre dos agujas de doble punta, sacando una de ellas a la hora de tejer la primera vuelta, he logrado así un acabado muy elástico, no será la última vez que lo empelee.
La más absoluta novedad de este par, es que por primera vez, y después de andar tres años tejiendo calcetines, por fin, he conseguido terminar la puntera como el Sr. Kitchener manda!!!. Antes de entregarlos a su propietario, ayer, aún miraba el remallado absolutamente maravillada. Lo logré!
ElTécnico, ya tiene calcetines, aunque anda pensando que son demasiado para estos lares. Yo discrepo, como ya he comentado en más de una ocasión, todavía tengo fresco el recuerdo del frío del último invierno. Y si aquí no hace el frío suficiente, pues ya encontraré el sitio adecuado para estrenarlos, todo sea por darles uso.

miércoles, septiembre 09, 2009

Donde antes había un cine

Aquí, en esa esquina formada por la calle Murga, y la calle León y Castillo, había un cine.
El cine Royal.
Cuando vine a vivir aquí, la primera vez, en el 93, lo frecuentaba con mucha asiduidad.
Los sábados por la tarde, en horario de 20:30. Llegaba a tiempo a ver la peli, y volver a la residencia de monjas donde habitaba en aquellos primeros meses de traslado.
Luego, desde el piso de la calle Carvajal, quedaba mucho más cerca, y podíamos ir a ver la peli sin prisas y sin miedo a que nos dejaran en la calle por incumplir el horario.
Tengo muchos recuerdos de este cine. Me gustaba pasar por delante e ir evocándolos poco a poco, se me dibujaba una sonrisa, o una arruga en la frente, algunos recuerdos no son siempre felices.
Ahora, y a golpe de excavadora, el cine ya no está.
Sigo teniendo mis recuerdos, aunque es más dificil traerlos a la mente.
Es inevitable pasar por delante de lo que antes era un marcardor conciso de mi vida, encontrar un socavón, y no sentir que me robaron parte de mi pasado.

viernes, septiembre 04, 2009

Leer para ella

Cuando era pequeña, había un programa de la tele, La Bola de Cristal, creo que a la mayor parte de mi generación, nos marcó este programa. Habia un sketch que en el que salían un montón de borregos y decían: "Si no quieres ser como éstos, lee". A mí se me quedó grabado aquello, y no es que me marcara profundamente, porque ya leía de antes, pero sí que me impulsó a seguir leyendo.
Creo que es de vital importancia crear un hábito de lectura desde chicos.
Recuerdo también de pequeña, que mi mamá nos acostaba a MiGurú y a mí, y cada noche nos contaba un cuento, sin libro, poniendo voces, y muchas veces inventado. En ocasiones teníamos que recordarle que la noche anterior el mismo cuento era distinto.
Siempre he pensado que hay pocos momentos con un crío, tan placenteros como leerles un cuento.
Este verano, con LaConsentida, pude darme harto gusto haciéndolo.
De noche, en la cama, un libro, imaginación, atención y algunas voces.
Y aunque de entrada dice: Ah, un libro (suspiro)... Tengo la sospecha de que terminará enganchada a las letras.

martes, septiembre 01, 2009

Rosas en Agosto

Se acabó Agosto. Uno de los mejores de hace mucho tiempo.
Trabajé. Tuve vacaciones.
Tejí un Revontuli, empecé unos calcetines, y aprendí a ganchillear algo más serio que una bufanda.
Leí a Larsson. Vi a los Cullen. Discutí sobre vampiros Vs. licántropos.
Cociné, y recuperé las ganas de hacerlo, que fue más importante.
Hice listas de deseos. Hice listas de fracasos. Todas acabaron en la basura.
Escuché mucho a Alejandro Fernández, y tuve que disimular mucho para que no se noten las lágrimas.
Hablé mucho. Escuché mucho. Reí, reí, reí.
Y para terminar Agosto, que me lleva de la mano al inevitable Septiembre y al temido Otoño, me regalaron flores.
Las primeras flores que no vienen de mamá.
Flores rojas y rosas. Flores con olor. Flores con mensajes subliminares, que a estas alturas sobran.
Unas veces las palabras no me alcanzan, otras veces las palabras me sobran.

lunes, agosto 31, 2009

Cuatro ingredientes indispensables

The worst picture, ever!
Empecé a ganchillear esta mantita allá por principios de Agosto.
Probé de todo, cambiar el ganchillo; releer mil veces el patrón entero antes de empezarlo; traducirlo literalmente con ayuda de LaBajista; cambiar la lana...
No había forma.
Empezaba con 130 cadenetas, y seguía con la primera vuelta. La primera no se ve nada, sino una tira de palitos altos alrededor de las cadenetas. En la segunda vuelta empiezan a verse los valles y las montañas, y aquí empezó mi calvario.
La primera fila se enroscaba. No había manera.
La hice y deshice un buen número de veces, siempre con el mismo resultado.
La dejé aparcada. El martes pasado en la reunión de LPK, las chicas me aconsejaron trabajar esa primera tira de cadenetas con un ganchillo mucho mayor del que luego usaría, y también trabajarla muy floja.
El sábado por la noche, después de un día de reconstrucción y acondicionamiento de mi cuarto de gritos, de andar peritando daños, de intentar subsanar los desperfectos, de meterme en la cocina para hacer croquetas y pollo tikka-masala, pensé que era el momento oportuno.
Si había podido hacer todo eso en un sábado con los niveles de glucosa bajo mínimos y con las ganas también por el suelo, igual era el momento idóneo para ponerme delante de un obstáculo más y demostrarme que con fé, voluntad, tesón y paciencia todo es posible.
Y... lo fue!

viernes, agosto 28, 2009

Mi cuarto de los gritos

Tengo un cuarto pequeño, con paredes acolchadas. Es hermético, y está insonorizado.
Es un cuarto de los gritos. Ahí dejo canciones cantadas a pleno pulmón, poesía recitada que me sacan una sonrisa o una lágrima.
En mi cuarto de los gritos caben gritos, por supuesto, unos de pura felicidad, otros son de pura rabia. Otros son susurros porque me da miedo que al oirlo yo misma me asuste. Y otros son los peores sapos y culebras que pueden salir por la boca.
Son la transformación de un estado tan doloroso que si dejara que siguiera en mí, no podría seguir gritando.
Todos mis gritos están ahí, ordenados por fecha. Al abrir la puerta solo yo estoy acostumbrada a tanta palabra en alto volumen, y a mí no me afecta. Por eso es hermético e insonorizado.
Ayer se abrió una ventana del cuarto de mis gritos. Salieron voces estridentes, que aunque se supone que es la mía, una vez fuera de la fecha y del entorno del cuarto, pierde forma y fondo.
Salieron al aire gritos, palabras, canciones, poemas... Fue como un tsunami ocasionando algunos daños.
Anoche cerré la ventana, y puse silicona en todo su contorno, para recuperar su hermetismo.
Estuve también revisando todo el cuarto y su instalación. Está lleno, demasiado lleno, de demasiados gritos. Estoy haciendo una construcción aledaña para empezar a guardar otros gritos y otras canciones. Creo que es el momento de clausurar el primer cuarto, y dar comienzo al uso del segundo. Pensé en prescindir de un cuarto de los gritos, pero a estas alturas, sería como prescindir del té a las cinco. Solo necesito un nuevo espacio, con nuevas instalaciones, y con nuevo trabajo de insonorización.
Ahora que todo el trabajo técnico está organizado, es el momento de ocuparme de los daños ocasionados en los afectados.

miércoles, agosto 26, 2009

Sin prueba gráfica

Desde hace algún tiempo llevo conmigo la cámara de fotos de forma constante.
Suelo ser discreta y sacarla cada vez que un momento estelar que sea digno de inmortalizar. Llamo momento estelar a cualquier acontecimiento rídiculo, supérfluo o alucinante que acontezca, como por ejemplo una reunión de la familia ante la mesa, ElTécnico lavando el coche, unas manos (las mías casi siempre) tejiendo o la colocación de las cucharas en el fregadero. Es decir, cada vez que me pica la nariz, y esto pasa con tremenda asiduidad.
Hoy, que de verdad necesitaba dejar plasmado un momento histórico, por miserable y rastrero, no llevaba mi cámara conmigo.
Hoy, me dirigí a mi lugar de almuerzo a comer y a ver a Juancho. Hacía casi un mes que no compartíamos el rato del medio día. Lo primero que me encuentro es que la entrada a la playa por esa zona está cerrada, que las escaleras que habían están demolidas, y que en su lugar hay una retroexcavadora arrancando hasta las palmeras.
Me horrorizo pensando qué habrá sido de Juancho. Espero, saco mi lechuga, la aireo un poco. Creo que la lechuga no huele, pero tal vez a Juancho le llegue algo que de momento yo no detecto, y se de cuenta de que estoy allí.
No aparece. Y entonces caigo en la cuenta. Le han desahuciado.
En algunas de nuestras citas no oficiales, me contó que vivía de forma ilegal en la playa, y que se alimentaba de lo que la naturaleza le daba. Era un espíritu libre, se le veía en los ojos.
Supongo que alguien que va por ese paseo, habrá dado la voz de alarma: un lagarto ilegal, viviendo gratuitamente en el paseo, o paga sus impuestos o a los vulgares matorrales del alto campo, como si lo hubiera visto.
Menudo país, este.
Estoy esperando a que en algún momento se ponga en contacto conmigo, porque tengo el alegato perfecto. Tendrán que indemnizarle por sus servicios prestados al municipio en forma de limpiador de cucarachas de la zona. Que eso es un dinero que se han ahorrado en fumigadores.
Si lo hubiera sabido antes, podría haberle asesorado para que se cuadrar en sus patas reptadoras y exigiera sus derechos... las cosas que pasan por estar mal asesorado.

martes, agosto 25, 2009

Menos luz

De nuevo en mi lugar de trabajo, después de una semana de vacaciones.
Una semana que yo hubiera eternizado en el tiempo.
La vuelta ha sido dura, pero tampoco tanto. Al llegar no he encontrado ningún desastre no subsanable, supongo que eso también me ayuda a enfocar de forma optimista la vuelta.
No he encontrado cambios muy notables, el trabajo marcha sin prisa pero sin pausa.
Lo único nuevo es que han empezado con la cubierta, y mucho me temo que eso sí que lo voy a notar en breve. Me están tapando las entradas de luz.
Esta mañana cuando desperté, me llamó la atención la poca luz que entraba por la puerta.
Aún no ha acabado el verano, pero parece que el otoño está como loco por llegar. Por traernos sus días más cortos, la luz mermando, el frío..
Le tengo miedo al otoño, y ya creo que no es tanto el frío el que me afecta, sino la falta de luz.
Tengo demasiado fresco el recuerdo de este último invierno, que no paró de llover.
Para ir contrarrestando, y como si tuviera que ir acumulando provisiones, la lista de proyectos tejeriles va en aumento.
Y como broche a un Agosto distinto y especial, hoy reunión de LPK, a tejer y a rajar un ratito.

jueves, agosto 20, 2009

Datos técnicos de una tortilla de papas


1kg de papas, 1 cebolla, 3 huevos de casa, uno pedido a la prima-vecina.

Picar todo adecuadamente, salar.

Calentar aceite y freir en varias veces.

Batir los huevos, e ir agregando las sartenadas de papas y cebollas fritas.

Dejar reposar al menos 10 minutos.

Volcar sobre una sartén que no se pegue. Guisar-freir por un lado.

Darle la vuelta.

Comprobar que ambos lados están igual de guisados-fritos; para ello usar un plato que a ser posible no contenga restos de jabón.

Servir.
Esto me pasa por cocinar con hambre y prisas, y también con un punto de chulería.
Tengo que hacer otra para quitarme la espinita.
ElTécnico es todo un caballero, y comió sin quejarse, a la voz de: "solo es un pequeño toque en algunos puntos"

miércoles, agosto 19, 2009

A mitad de camino

Hace ya algunas semanas que terminé el Just Enough Ruffles. Un patrón rápido y sencillo, a la par que ponible.
O sea un proyecto 10.
Lo tejí con algodón orgánico de Rowan, menos de dos ovillos.
Lo empecé y terminé en El Charco, y aquí, en MiNorte es donde he empezado a usarlo, se puede decir que es perfecto.
Es un buen trabajo para aprender y tejer vueltas cortas, que en otros proyectos parecen mucho más complicadas.
Una vez que entiendes la primera, se hace bastante fácil seguir la rutina de todo el patrón. Menudo descubrimiento, las vueltas cortas, me sugieren un sin fin de posibilidades.
Estos pequeños proyectos, me sirven para hacer un break entre tanto empezado y no terminado.
Estoy a mitad de mis primeras vacaciones de este año. No he podido desconectarme totalmente de LaObra, supongo que es inevitable, mientras haya teléfonos, y gente que sabe que aunque me vaya, sigo estando.
Las fiestas de MiNorte, este año están siendo diferentes, y al mismo tiempo iguales. No sé cómo serán las próximas, pero al menos éstas me están sirviendo para comprender que aunque en distintas circunstancias, se puede vivir lo mismo; que con compañía también el camino en practicable, y que yo sé andar de las dos maneras.

viernes, agosto 14, 2009

Tiempo de relax

Hoy, a partir de las 14:00h darán comienzo de forma oficial mis vacaciones.
Solo una semana. Espero que sea suficiente para desintoxicarme del trabajo.
No estaré desconectada.
Voy a dedicarme a tejer.
A beber café/té/mate con ElTécnico.
Darme baños de mar en El Charco.
Largos paseos de un Norte a otro con Troylo.
Leer mientras me acurruco en algún hueco.
Y sobre todo acometer algunas conversaciones.
No veo la hora de meterme en el Binter, aunque sé que mis vacaciones de verdad, empezarán el domingo a las 10:00h, contigo.

jueves, agosto 13, 2009

Mermelada de fruta

Mi padre se crió en un paraje del Norte de Fuerte, que se llama La Rosa de los Negrines.
Allí cultivaban la tierra y cuidaban algún ganado.
Desde pequeña recuerdo oír historias de este sitio, mientras pasábamos por allí, rompiéndonos las rodillas entre las piedras, mis primos, mis hermanos y yo.Uno de mis tíos tiene parte del terreno que cultivaban mis abuelos.
Es total tradición, estar en Agosto en MiNorte y comer fruta recogida en LaRosa.
El sábado pasado, mi padre me llamó: ¿Quieres fruta, estoy en LaRosa?.
A medio día llegó al Apto.nº4 con un cubito lleno de fruta.
No sé por qué, llamamos fruta a los higos. Creo que es algo que viene de atrás, porque siempre en la familia de mi padre he oído referirse a los higos como fruta.
Así que después de comer unos pocos directos del cubito, (no hay muchos placeres comparables), me di cuenta de que eran demasiados para irlos comiendo solos, ya que aunque en el Apto.nº4 éramos tres, ni ElTécnico, ni SuConsentida quisieron acompañarme a degustar tremendo manjar.
Lo tenía claro. Separé unos pocos para ir comiéndolos durante el finde, y el resto, derechitos al caldero para hacer mermelada.
Me encanta hacer mermelada y sobre todo, me gusta el olor que se queda en la casa.
Me huele a hogar, y eso me hace falta en estos días, que parece que los lugares en que habito son solo sitios donde pernoctar.
Tengo cuatro tarros de mermelada de higos, y ahora que me voy a ir una semanita a MiNorte, ya estoy pensando en alguna tartita en la que emplear al menos un bote. Necesito, aunque sea durante una semana hacer de cocinera.

miércoles, agosto 12, 2009

E' tutto finito

Se acabó el Revontuli. En este preciso momento se está terminando de bloquear, proceso que creo que es la primera vez que he acometido como Dios manda.
Ha sido muy placentero tejerlo, y me han entrado ganas de tejer otro shawl. Me voy a lanzar al Rav, a ver qué patrón encuentro que me deje boquiabierta.
Llevo en una especie de bloqueo literario varios días. No sé si ha sido el fin de semana que acabo de vivir, si es la cantidad de emociones que tengo revoloteando por dentro, o simplemente es el miedo.
Miedo a necesitar lo que he vivido de forma constante, y pensar que lo puedo perder en cualquier momento.
Dicen que el miedo es el peor de los encierros, te deja parado, en el sitio, sin movimiento.. Probablemente tengan razón.

jueves, agosto 06, 2009

Ideas, amigas y nuevas tecnologías

El sábado pasado, llegó a este mundo, mi segundo sobrino postizo: Álvaro.
Pensé, pensé, pensé, qué me apetecía hacerle. Y después de darme varias vueltitas por red, encontré una mantita que acaparó mi interés. Y desde ese momento hasta ahora, todo ha sido una sucesión de actos encadenados.
1º Pienso en la lana. Acudo a mi lanería, pero ¡ay! tiene horario de verano, no voy a poder ir a comprar.
2º Pienso en mis compañeras de fatigas laneras, una de ellas, puede ir a buscar lo que yo quiera comprar. Llamo a la lanería y hablo con Dévora. Le cuento.
3º Las modernas tecnologías que nos rodean, me hacen fácil la elección de colores y calidades. Via mms tengo un muestrario de lo que me recomiendan.
4º Elijo.
5º Y de un momento a otro, la lana estará en mi poder.
Y por último, dibujo una sonrisa de placer pensando en lo fácil que es elegir, ayudarte de buenas amigas, utilizar las nuevas tecnologías que tenemos al alcance de la mano.

lunes, agosto 03, 2009

Para olvidarme de que es Agosto

Para empezar Agosto, el Sol hizo su entrada, Eolo desapareció, y el termómetro se volvió loco. Llegando a marcar más de 40º. Temí seriamente por el estado físico de la materia de los cuerpos de mis trabajadores, por momentos pasaban del estado sólido a la evaporación pura. El agua embotellada corrió de mano en mano durante dos días.
Yo combatí este tiempo haciendo cosas distintas.
Invertí en unas gafas de sol, y ahora al mirarme me identifico con esas estilizadas mujeres de Jordi Labanda. Mi imaginación es mía y yo decido a con quien me imagino, o no?.
Luego leí largos ratos, y después de unos capítulos de Millenium, se me quedó el pelo liso y mis uñas se vistieron de negro...
Hubiera estado bien, verdad?. Pero no, la realidad es que fui a ver a Octavio, que me peinó durante un rato, deshaciendo todos mis rizos; luego Laura dio color a mis manos.
Seguí leyendo, y seguí tejiendo. El Internado me rompe el silencio durante esos ratos.
Y todo esto es necesario, para olvidarme de que es Agosto, de que quiero estar en MiNorte, que ElTécnico se va por unos días, que MyGrilfriend se fue ya de vacaciones, que a mí me siguen lloviendo marrones, que los brazos opresores del control siguen haciendo efecto, y que ya no me quedan en la nevera, gazpachos del Mercadona, al que tan adicta me he hecho.

viernes, julio 31, 2009

Notas sueltas

- Estoy leyendo a Stieg Larsson. Me ha costado casi 250 páginas, engancharme al libro y aún creo que no lo he hecho del todo. He tenido que leer algunas páginas que me han sido totalmente desagradables. Será que soy extremadamente impresionable.

- Estoy tejiendo el Revontuli. Tengo un ovillo prácticamente gastado, y 7 filas de agujeros. Tengo ganas de acabarlo. En mi cabeza se amontonan muchos proyectos nuevos que intentar. Será que soy mentalmente hiperactiva.

- Tengo que ponerme las botas y coger el metro, pero no tengo ganas de medir nada hoy. Las obligaciones me dejan inmóvil.

- Hace rato que estoy buscando un disco nuevo, que me enganche, y no lo encuentro por ningún lado. Será que ya no habrá música que me enganche.

- Hay un paquete viajando desde Granollers a Marpequeña, y no termina de llegar. Me tiene de los nervios. Soy una impaciente.

Pequeñas notas a finales de Julio, que me sirven para tomar contacto terrenal.

martes, julio 28, 2009

Los huecos que rellena

Muchas veces al tejer, apoyo los codos en los muslos, haciéndose un huequito entre la pierna y el brazo, y ese huequito se queda vacío esperando que algo o alguien lo ocupe.
Troylo siempre está atento, y apenas apoyo los codos, se levanta de donde quiera que esté y mete por ahí su cabeza, apoyando también la misma sobre mi pierna.
Nos hemos acostumbrado a estar así. Yo tejo, y él descansa pegadito a mí.
Es agradable tejer en silencio, con la compañía de Troylo.
Desde que estoy aquí, estoy sin él.
Tengo vacío algún hueco más, aparte del que se forma cuando tejo.
En unos días, volveré a tejer mirando al Sur, con la cabeza de Troylo en el hueco que se forma entre mi codo y mi muslo, mientras, sigo tejiendo viendo capítulos sueltos del Internado.

lunes, julio 27, 2009

Volviendo del Paraíso

Después de tres días en el Paraíso... qué duro es volver al mundanal ruido.

viernes, julio 24, 2009

De tu playa a la mía

Mismo mar.
Arena vs Piedra.
35 minutos en el Binter.
Dos mochilas.
Mis agujas y tu libro.
Ganas, nervios, risas.
48 horas.